La Dirección General de Información Presidencial (DGIP) destacó hoy la importancia del proceso de abandono de la situación de pobreza extrema que viven los compatriotas acogidas al Programa Tekoporã, este último actualmente con más de 140 mil familias beneficiarias.

La dependencia del Poder Ejecutivo citó como ejemplo a la compatriota Celsa Duarte Martínez, del distrito de Guazú Cuá, departamento de Ñeembucú, quien completó la migración del citado Programa de Protección Tekoporã hacia el programa Tenonderã, “lo que le permite una independencia económica y estabilidad financiera.”

Al igual que otros beneficiarios, luego de las 72 cuotas de la Transferencia Monetaria Condicionada Tekoporã, doña Celsa Duarte actualmente se encuentra incorporada a Tenonderã.

META

El objetivo de este programa es lograr que las familias en situación de pobreza y vulnerabilidad preferentemente del Programa Tekoporã se estabilicen económicamente y sigan por si mismos en una senda de desarrollo mediante el aumento de los activos productivos financieros humanos y sociales con el fin de disminuir la pobreza. Está dirigido preferentemente a familias participantes del Programa Tekoporã.

Doña Celsa, madre soltera, con 6 hijos, todos estudiantes, comentó que a través de Tenonderã pudo impulsar exitosamente su producción de leche y queso Paraguay, hecho este que le permite generar sus propios ingresos.

“El proyecto que yo tenía no hubiera sido posible si no cumplía con la corresponsabilidad de las TMC, en el primer programa al que ingresé, que fue Tekoporã, y mucho menos hubiera podido ingresar a Tenonderã, donde pude concretar la producción de leche y queso paraguay, que fue el perfil de negocios que había elegido”, señaló.

Comentó que para este emprendimiento, requirió una inversión inicial para la compra de la vaca, mediante la cual produciría queso y leche.

EXPANSIÓN

Detalló que en el invierno llegó a producir hasta 4 kilos de queso por día, lo que le permitió comercializar a un valor de 28.000 guaraníes por kilo.

La masiva venta no solo le generó ganancias, sino además le dio oportunidad de cubrir una serie de cuentas, “sin pedirle nada a nadie”, enfatizó la participante, según refiere la SAS.

Actualmente vende un promedio de 90 kilos al mes, a un costo de hasta 25.000 guaraníes incluso. “Tengo un ingreso de aproximadamente 2.250.000 guaraníes, a veces hasta alcanzó a vender 100 kilos”, indicó la señora Celsa.

La participante fue capacitada en el área de finanzas por Gestores Empresariales del Programa Tenonderã, logró además reinvertir su dinero en la compra de otros animales pequeños, como cerdo y pollo, armando una pequeña granja destinada al auto sustento familiar.